lunes, 13 de agosto de 2012

Mari

Mi tía, la que falleció este febrero pasado -a dos semanas de cumplir los noventa-, tuvo una cuidadora durante los últimos años de su vida. Esta mujer que la atendía se llamaba Mari.Sigue leyendo.
El cuidador aistencial