lunes, 26 de noviembre de 2012

¿Las emociones te hacen comer en exceso?

Pero el hambre no es la única razón que nos impulsa a comer: también lo hacemos por aburrimiento, ansiedad, tristeza, soledad, ira, depresión o estrés. Comer bajo el impulso de estos estados de ánimo es lo que se conoce como “comer por emoción” que va creando hábitos negativos de alimentación difíciles de romper. Sigue leyendo. La ansiedad y el sobrepeso y obesidad