miércoles, 12 de diciembre de 2012

Acoso cibernético

Liegh cursaba segundo de secundaria cuando empezaron los mensajes despectivos. Los correos electrónicos y los mensajes de texto que recibía, así como los comentarios colgados en Internet sobre ella fueron empeorando hasta que llegó un punto en que tuvo que cambiar de centro de estudios.Sigue leyendo.
Imagen istockphoto.com