lunes, 10 de junio de 2013

Subirse a un coche fúnebre en marcha

Isabel, una divorciada y minusválida de Málaga de 56 años de edad, no pudo superar el hecho de verse obligada a dejar su vivienda como consecuencia de un desahucio. Sigue leyendo.