domingo, 24 de agosto de 2014

El Derecho de los Felices a Estar infelices



Robín Williams y el regalo que no pudo recibir

Fue hallado muerto en su residencia el 11 de agosto de 2014 

Hola:
Estaba en la sala conversando con un 
amigo muy cercano. En un momento él miro su celular,

se quedó silencioso de repente, desconectándose de lo que ocurría.

Sacó su pañuelo y se secó las lágrimas que

se le escapaban y me dijo con voz seca.

- Se murió Robín Williams,

cayó un momento y me dijo en tono de sorpresa: 

Se suicidó...

Que se haya muerto tan joven ya es

una sorpresa.

Pero que se haya suicidado, el hombre

que nos hizo reír y llorar al mismo tiempo,

que nos recordó la compasión, la humildad,

que nos llenó de esperanza y optimismo

eso era otra cosa.

Cómo una persona que nos dio todo esto

se podía suicidar? -

Me dijo como si estuviera

hablando solo.



Me encantaba Robin Williams,

me inspiraban sus películas, lo admiraba,

sin embargo yo no sabía mucho de su vida,

hasta ahora, que supe de su muerte.

La lamento, este mundo necesita muchos

Robin Williams,

Algunas personas me escribieron, conmovidas

por su trágica partida, pero también se sentían

decepcionadas un poco traicionadas por qué alguien

así se la dejo ganar de sus fantasmas.

Cómo alguien tan positivo. Tan feliz pudo

terminar su vida así?

conoces personas cercanas a ti

que siempre parecen fuertes y seguras ?

Que siempre tienen la palabra de aliento

perfecta para cada uno en cualquier

ocasión ?

Esas personas que parecen que nunca

necesitan del consejo de otros, por que

siempre están bien ?

Te garantizo no hay nadie así .

puede parecerlo, todos necesitamos

consejos, apoyo, ayuda.



Yo he sido una de esas personas;

por esto creo que lo entiendo.

Desde niño fui el fuerte de la casa,

el que resolvía todo y después con el tiempo,

me convertí en el consejero ,

el positivo, el de la palabra apropiada.

No dudo que esto tiene un lado maravilloso,

de ayudar a las personas, sentirme importante

para ellos, acercarme de forma intima a almas

fascinantes etc., etc.

Sin embargo me acostumbré a dar mucho

y a recibir poco o mejor, se me olvidó

recibir.



Me acostumbré a relacionarme

pensando en que le podía yo ofrecer al otro,

en lo que yo podría dar

y no en lo que yo podía recibir.



Esto puede parecer generoso,

pero te confieso que eso me convirtió

en alguien muy solo,

La soledad es solo la incapacidad

de recibir, de valorar al otro como es,

de adaptarme al otro y

es negarme a buscar mi espacio en

la relación y en afecto a la manera del

otro no de la mía.

La soledad es arrogante,

Es un pensamiento caprichoso

que desprecia y no agradece,

Cuando me sentía triste o confundido,

No me lo permitía, tenía que estar bien

por qué yo podía resolver todo.

Fue así que durante mucho tiempo

entrené a mis cercanos

a que yo no necesitaba ayuda

ni consejos, ni apoyo porque yo

podía solo,

Recibir puede requerir más

valor, más humildad, más generosidad

que dar.

Es decirle al otro te necesito,

dame la mano, no se !

No digo que esto lo haya hecho

de una manera consciente,

pero lo hice y viví ese papel durante

largo tiempo.

Esto me costó maltratar relaciones

preciosas para mí,

y ha sido un trabajo muy grande

el abrirme a recibir a valorar lo que

el otro tiene para mí,

A veces pienso que todas las personas

tenemos un área en nuestra vida en

la que sentimos que somos quienes

damos en una relación,

Áreas en las que no nos permitimos

recibir apoyo o nos cerramos a nuestras

maneras de recibirlo.

o a esperamos la ayuda de personas

que no quieren hacerlo y no valoramos

lo que de otras personas o maneras

nos está ofreciendo la vida en ese instante.

Que Robín Wlliams, estaba enfermo

o depresivo o confundido, son solo

especulaciones.

Cuantos millones de personas hubiéramos

querido darle la mano.

ofrecerle un espacio en nuestra alma.

Sin embargo él tuvo sus razones

para cerrar la puerta que nunca

podrá abrir de nuevo.

Quizás no se permitió el derecho

de estar infeliz o confundido

y olvido que todo al final pasa.

De todas maneras gracias,

por lo que fuiste.



Si tú eres un Robín,

te invito a que te preguntes

cuanto te permites recibir,

Si tienes a alguien como él, cerca de ti,

mira siempre el alma dulce que hay

detrás de esa coraza.

No sabes a mi cuanto me ayudó

que otros estuvieran aunque parecía

que yo no los necesitaba.

Solo mira a tu lado y recibe todo

lo que la vida tiene hoy para ti.

Cordialmente

Carlos Devis