martes, 12 de agosto de 2014

EL DIÁLOGO EN EL HOGAR


Por HNO. ANGEL GUTIERREZ GONZALO

        Ustedes, papás, tienen el deber de dar a sus hijos amor, pero no sus pensamientos, porque tienen sus propios pensamientos. Para saber sus propios pensamientos y comprenderlos, para ayudarles a crecer en todo lo bueno que tienen y no destruirlo o entorpecer su crecimiento, necesitan dialogar entre los dos y con ellos.

Pero, ¿qué es el diálogo?


Ø  Es la capacidad de estar con los otros (esposa, esposo, hijos, familiares…) de modo que se den cuanta de nuestro interés por ellos.
Ø  Es hacer sentir al otro que es aceptado, querido, valorado, aunque no esté de acuerdo con su opinión.
Ø  Es acercarse al otro cuando está triste, preocupado, enfadado… y tener gestos que expresen que estoy con él: una palmadita, una mirada acogedora, un beso…
Ø  Es expresar al otro con palabras o con gestos lo bueno que ha hecho, animándole y cuando hace algo mal, hablar con él con mucho respeto y amor, sin reproche, mostrando siempre Confianza en él, pero invitándole a la reflexión.
Ø  Es ponerse siempre en el lugar del otro, haciéndole sentir que todo lo de él me interesa, sin dejarme llevar de mi buen o mal humor.
Ø  Es expresar mis sentimientos y pensamientos y dejar que el otro los exprese e invitarle a que lo haga, con respeto a su intimidad.
Ø  Es mirar, escuchar, dejar que el otro se exprese sin interrumpirle cuando está hablando.
Ø  Es reconocer que me he equivocado y pedir disculpa, siendo paciente ante las dificultades de la vida diaria, DIALOGA quien dedica:

ü  Tiempo a estar junto a su esposa, esposo e hijos.
ü  Tiempo para preguntarles e invitarles a contar sus preocupaciones, alegrías, con mucho amor e interés.
ü  Tiempo para jugar con ellos: hijos, esposa, esposo, familia…
ü  Tiempo para mirarles y contar las propias preocupaciones, alegrías, inquietudes.
ü  Tiempo para escuchar…

Estimados lectores: El Diálogo es una tarea que debemos realizar cada día, con paciencia, para así ir creando un ambiente donde la vida de cada uno crece, donde todos se sienten bien.
Fuente