lunes, 29 de septiembre de 2014

“¿Soy o no soy alcohólico?” La cuestión es admitirlo

El alcoholismo es una de las enfermedades más negadas, no sólo por quienes la padecen sino además por las personas del entorno familiar que deben convivir con este problema.

Muchos asocian el alcoholismo con personas de bajos recursos y creen que hay que estar desamparado, no tener un techo donde vivir y beber demasiado todo el tiempo, para tener problemas de dependencia. Les es difícil admitir que sean ellos quienes puedan tener problemas con el alcohol. Esto es un error, ya que esta enfermedad suele producirse de manera gradual hasta que la persona ya no puede dejar de consumirlo. Sigue leyendo.