martes, 23 de junio de 2015

10 tips para la salud mental de tus hijos



Crecer sanos y fuertes no debe limitarse a la salud física de los niños. Tal como te preocupas por alimentarlos bien, por que duerman bien y tengan qué vestir, es muy importante que estés consciente de que la salud mental de tus hijos(as) es fundamental para que tengan una vida plena y feliz.

Cuando escuchamos decir que los años definitivos de la formación de un ser humano son los años de la infancia, a veces nos mostramos incrédulos porque puede ser que sea sólo un mito urbano. Muchas personas piensan erróneamente que los niños no se dan cuenta de si algo anda mal en casa, o de los gritos y las peleas, o de los comportamientos de la gente a su alrededor. Aunque tengas un bebé y todavía no pueda expresarse a través del lenguaje, ten la seguridad de que percibe todo lo que hay a su alrededor y esas emociones dejan huella en su mundo emocional.

Por eso, es muy importante tener en cuenta que los años de la infancia son determinantes para formar personas sanas emocional y mentalmente. Es durante la niñez que los padres y quienes rodean a los niños deben estar más alertas para proporcionales un ambiente propicio para su salud mental, lleno de positivismo y afecto.

¿Qué puedes hacer tú como papá o mamá para hacer sentir bien a tu hijo(a)? He aquí 10 tips:

1. Juega con tu hijo(a), léele cuentos, canta canciones con él. Haz cualquier actividad que sea divertida y les permita compartir.

2. Reconoce cuando tu hijo(a) se porta bien y dile que estás orgulloso(a) de él o ella.

3. Elimina la combinación de la televisión, la tableta o el celular o móvil a la hora de la comida. Enséñales que el momento de cenar, almorzar o desayunar es un momento para hablar y compartir.

4. No pongas un televisor en la habitación del niño(a). Limita el tiempo que pasan jugando video juegos y no creas que es una solución prender la televisión y dejar al bebé sentando viendo cualquier cosa. La televisión no es una niñera. Por cierto, hay evidencia que las pantallas interfieren con el sueño.

5. Promueve que tu hijo(a) juegue con niños de su misma edad. Invítalos a casa o asegúrate de que siempre están supervisados por un adulto.

6. Escucha a tu hijo(a) y razona con él o ella. Por ejemplo si quiere hacer algo que tú no crees conveniente, explícale el por qué y cuáles serían las consecuencias de hacer lo contrario.

7. Diseña rutinas para ir a la cama, y de esa manera promover que duerman lo suficiente.

8. Motívalo(a) a aprender de sus errores.

9. Hazlo sentirse bien acerca de sí mismo(a) aplaudiendo sus logros y siempre prestándole atención a sus emociones: felicidad, tristeza, enojo. En el caso del enojo, enséñale a canalizar estos sentimientos sin comportamientos destructivos como romper juguetes o pegarle a alguien.

10. Dale un buen ejemplo. Evita tener discusiones y reacciones que no quieras que tus hijos(as) copien. Sé consciente de que hay un tiempo para hablar o argumentar entre adultos y no lo hagas enfrente de ellos si piensas que puedes herir sus sentimientos.

¡Recuerda que los niños felices, serán adultos felices!
Actualización de un artículo originalmente publicado en el 2010.Fuentes: Imagen © iStock / stevecoleimages, Doctora Aliza