sábado, 1 de agosto de 2015

El uso diario del smartphone podría ofrecer pistas sobre la depresión

Un pequeño estudio mantiene que las personas que usan los dispositivos más a menudo tienen más probabilidades de sufrir del trastorno

Un nuevo estudio sugiere que el modo que se usa el smartphone podría arrojar luz sobre si se sufre de depresión.

El pequeño estudio (que contó solamente con 20 mujeres y 8 hombres, con una edad promedio de 29 años) observó los datos de los teléfonos celulares de las personas para registrar la cantidad de minutos que usaron su teléfono celular, además de su localización a lo largo del día.

Los investigadores, de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern en Chicago, realizaron un seguimiento durante dos semanas del uso del celular y los datos del GPS de los smartphones de los 28 participantes.

Cuanto más tiempo pasaba una persona con su teléfono celular, más probable era que estuviera deprimida, según el equipo dirigido por David Mohr, psicólogo clínico y director del Centro de Tecnologías de Intervención Conductual de la universidad.

Por ejemplo, el uso diario promedio del teléfono celular por parte de las personas con depresión fue de 68 minutos, en comparación con solamente 17 minutos por parte de las que no tenían depresión, halló su equipo.

También, los datos del GPS mostraron que las personas que estaban deprimidas tendían a pasar más tiempo en casa, o en menos localizaciones, en comparación con las que no estaban deprimidas. Las personas que tenían un horario diario menos regular, o que salían de casa e iban a trabajar en momentos distintos cada día, también eran más propensas a la depresión, mantuvieron los investigadores.

En general, los datos del smartphone tenían una precisión del 87 por ciento con respecto a la detección de las personas con síntomas de depresión, según los autores del estudio, que publicaron los hallazgos el 15 de julio en la revista Journal of Medical Internet Research.

Mohr dijo en un comunicado de prensa de la universidad que cree que simplemente observando los datos del teléfono celular "podemos detectar si una persona presenta síntomas depresivos y la gravedad de esos síntomas, sin hacerle ninguna pregunta".

Además, "los teléfonos celulares pueden dar datos de forma discreta y sin esfuerzo por parte del usuario", dijo.

Pero dos expertos en salud psiquiátrica tenían una opinión más precavida.

El Dr. Aaron Pinkhasov, catedrático del departamento de salud conductual del Hospital de la Universidad de Winthrop en Mineola, Nueva York, se mostró de acuerdo en que "al menos algunos patrones de datos [de los smartphones] parecen correlacionarse con unos posibles trastornos del estado de ánimo".

Pero Pinkhasov dijo que la muestra del estudio estaba sesgada en gran medida hacia las mujeres mayores, que tienden a tener tasas más altas de depresión. También cree que los médicos y pacientes deberían tener cuidado con confiar demasiado "en la tecnología y el autodiagnóstico" a través del smartphone.

Pero otro experto dijo que el estudio está en línea con una tendencia a hacer un seguimiento de la salud y la atención sanitaria mediante el uso de las nuevas tecnologías.

"Las nuevas aplicaciones ayudarán a identificar a los pacientes de alto riesgo y a ofrecer tratamientos que pueden ser de ayuda", dijo el Dr. Scott Krakower, jefe asistente de la unidad de psiquiatría en el Hospital Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York. "La cuestión será cómo hallar un equilibrio entre encontrar el tratamiento adecuado y al mismo tiempo respetar la privacidad".

"Por supuesto", añadió, "no deberíamos negar el valor de las contribuciones humanas: una cuestión básica, continua y necesaria en este mundo computarizado".
Artículo por HealthDay, traducido por Hola Doctor

FUENTES: Aaron Pinkhasov, M.D., chairman, department of behavioral health, Winthrop-University Hospital, Mineola, N.Y.; Scott Krakower, D.O., assistant unit chief of psychiatry, Zucker Hillside Hospital, Glen Oaks, N.Y.; Northwestern University, news release, July 15, 2015
HealthDay
(c) Derechos de autor 2015, HealthDay