miércoles, 20 de febrero de 2013

La gente se sorprende de sus propias potencialidades: Juan Sánchez Porras

La salud emocional hay que revisarla de vez en cuando. Y eso lo tiene muy claro el Teléfono de la Esperanza, una organización sin ánimo de lucro que lleva más de cuarenta años ayudando a los demás. Y la mejor forma de aprender a conocerse a sí mismo y a formarse como voluntario es cursando un extenso programa formativo teórico y práctico que consta de dos módulos, el primero dirigido específicamente al conocimiento de sí mismo y un segundo bloque orientado al crecimiento personal. Sigue leyendo.