martes, 6 de diciembre de 2011

DÍA MUNDIAL DEL VOLUNTARIADO


R E F L E X I Ó N
5 DE DICIEMBRE – DÍA MUNDIAL DEL VOLUNTARIADO
Con motivo de esta celebración internacional, invito a que hagamos una reflexión en torno a este tema, substancial  para quienes pertenecemos al Teléfono de la Esperanza.
La limitación de las Instituciones gubernamentales y sociales para cubrir muchas de las necesidades de los individuos y de las comunidades, ha hecho que el voluntariado crezca, al punto de que ya es una fuerza visible y sentida, de atención en el campo social, valorada por quienes reciben sus beneficios y por los estados de los diferentes países.
Su ampliación de objetivos, su crecimiento y la necesidad de organización, ha exigido la promulgación de leyes como la Ley 720 de 2001, sobre voluntariado en Colombia.
La actividad voluntaria está enmarcada en lo que se denomina el voluntariado moderno, que evolucionó del voluntariado asistencialista que se practicaba en la antigüedad, en el cual el sujeto era totalmente pasivo, se limitaba a recibir la ayuda que se le brindaba.
Hoy, el trabajo voluntario se tipifica como de crecimiento y desarrollo, caracterizado como:
          Expresión de sociedad evolucionada
          Universalización del fenómeno voluntario
          Desplazamiento hacia el voluntariado de crecimiento y desarrollo.
          Mayor importancia de la dimensión interpersonal en la relación voluntario-asistido.
          Modificación de contraposición voluntarios-profesionales
Lo que lleva a que el asistido: participe activamente y se comprometa con las acciones que se realicen, que adquiera conocimientos y habilidades que le permitan crecer y desarrollarse, evite crear dependencias malsanas del voluntario o de la institución voluntaria.
El voluntario en el Teléfono de la Esperanza está definido como: una persona especialmente sensibilizada con lo social, que se asocia libremente a otros para colaborar altruísticamente en un trabajo social, respetando y potenciando las libertades, valores y capacidades del asistido.
Ser voluntario, más que: regalar tiempo o dinero para el cubrimiento de unas necesidades sociales específicas, que tener un sitio para utilizar el tiempo libre personal, que una obligación solidaria, que una oportunidad de compensar faltantes personales.
Debe Ser: tener un proyecto de vida en el cual, el compromiso con una acción social voluntaria específica es parte primordial de éste, y obedece a principios de solidaridad, altruismo, respeto, compromiso desinteresado, responsabilidad social entre otros.

ACOTES – Diciembre 5 de 2011